Cuando un determinado sector de la economía es el que te ha conducido a la quiebra, lo normal es que te apoyes en él para revertir la tendencia.

Véase el siguiente ejemplo: si Goldman Sachs falsificó años atrás las cuentas públicas griegas originando el estrangulamiento del país, a continuación lo natural es que el ejecutivo español confíe a esta misma entidad un estudio para valorar los activos de Bankia y BFA, que a día de hoy pertenecen en parte a la ciudadanía.

Es natural. Como lo es que el actual presidente del BCE, Mario Draghi, fuese durante el periodo en el que se falseaban las cuentas griegas a conciencia, vicepresidente para Europa de dicha entidad.

O que Luis de Guindos fuese designado Ministro de Economía de España, tras su brillante paso por una de las entidades norteamericanas que originaron la crisis financiera internacional, Lehman Brothers.

No se nos vaya a olvidar que la nueva reforma financiera tiene por objetivo mejorar la confianza, credibilidad y fortaleza del sistema financiero.