Existen veintiséis países en el mundo con un ratio de inmigración inferior al 0,5%. Esta es una de las principales conclusiones que extraemos del ranking sobre inmigración elaborado por El Captor. A priori puede que esta información no parezca demasiado relevante, pero, ¿y si al analizar el polo opuesto de la clasificación resulta que hay países cuyo porcentaje de población inmigrante se encuentra cercano al 90%? Lo veremos.

En esta ocasión la lista de estos veintiséis países ordenados por menor ratio de inmigración se encuentra encabezada por Tanzania, Camboya, Guatemala, Islas Salomón y Angola, todos ellos con tasas de población inmigrante de entre el 0,5% y el 0,4%, que hemos dibujado con barras rojas en el gráfico inicial. Hablamos por lo tanto, de países africanos, asiáticos, sudamericanos y oceánicos.

A continuación, con tasas de de entre el 0,4% y el 0,3% prosiguen en este ranking mundial los territorios de India, Malvinas, Haití, Honduras, Brasil, Papúa Nueva Guinea, Laos y Lesoto. De nuevo nos encontramos con países orientales, caribeños o sudamericanos, sorprendiendo el bajísimo ratio de un país como Brasil, entre cuyos más de 200 millones de habitantes, la población inmigrante no supera las 800.000 personas.

Perú, Colombia, Marruecos, Somalia y Filipinas son los cinco siguientes estados del ranking con un ratio de población inmigrante de entre el 0,3% y el 0,2%. En esta horquilla el país con mayor número de habitantes es Filipinas, más de 100 millones de personas, de las cuales tan solo unas 200.000 son inmigrantes.

Acercándonos hacia el final de la lista aparecen Corea del Norte, Birmania o Myanmar, Madagascar, Indonesia, Sahara Occidental y Cuba, todos ellos en la horquilla del ratio de entre el 0,2% y el 0,1% dibujada con color verde en el gráfico inicial.

Y en las dos últimas posiciones del ranking y con una tasa de población inmigrante menor al 0,1% se encuentran Vietnam y China, cuyas poblaciones absolutas son de 91 y 1.371 millones de personas, respectivamente, según datos correspondientes al año 2015. En consecuencia, el número de inmigrantes es inferior a las 100.000 personas en el caso de Vietnam y al millón de personas en el caso de China. Cabe destacar, en este sentido, el fuerte contraste de población inmigrante que existe entre China y cualquier otro país occidental. Por poner tan solo un ejemplo, España tiene 6 veces más inmigración que China –tal y como indicamos en este post sobre migración– aun teniendo una población total 30 veces menor.