Creo que ahora puedo tomarme un tiempo al margen de la crisis política de EE. UU. para hablar sobre eventos en otros lugares. Entonces, como dice el titular, ¿qué diablos le pasó a Brasil?

En realidad no estoy hablando de las recientes elecciones, en las que los votantes de Brasil eligieron a alguien que parece ser un auténtico fascista. Estoy tan horrorizado como cualquier otra persona. Sin embargo, no tengo ningún conocimiento sobre la política brasileña. Por otro lado, el telón de fondo de esas elecciones fue la extraordinaria crisis económica de Brasil de 2015-2016: una nación que había estado en una trayectoria ascendente, que parecía haberse desprendido del legado de inestabilidad, sufre después una terrible recesión y ahora experimenta una recuperación lentísima. La macroeconomía es un tema sobre el que se supone que debo saber algo.

Entonces, ¿qué pasó? Ha habido un debate internacional sorprendentemente minúsculo acerca de la situación vivida por Brasil, a pesar de su gravedad y de que Brasil es una economía mundial bastante grande (su PIB en paridad del poder adquisitivo es 10 veces más grande que  el de Grecia). Puede que todos estemos muy distraídos con las crisis políticas del mundo occidental: Trump, Brexit, etc. En cualquier caso, he estado tratando de componer una historia de la crisis brasileña, consciente de que pueda estar omitiendo aspectos importantes.

Esto es lo que me parece: Brasil parece haber sido golpeada por una tormenta perfecta de mala suerte y mala política, con tres aspectos principales. En primer lugar, el entorno global se deterioró considerablemente, y los precios de las exportaciones de productos básicos aún son cruciales para la economía brasileña. Segundo, el gasto privado interno también se desplomó, tal vez debido a una acumulación excesiva de deuda. En tercer lugar, las políticas económicas, en lugar de luchar contra la depresión, la exacerbó, con la austeridad fiscal y el ajuste monetario incluso cuando la economía se estaba hundiendo.

Quizás lo primero que hay que decir sobre la crisis de Brasil es que no la hubo. En las últimas décadas, aquellos que siguen la macroeconomía internacional se han acostumbrado a presenciar las denominadas crisis de “parada repentina” en las que los inversores reniegan repentinamente del país de sus amores de un modo más histriónico que sabio. Esa fue la historia de la crisis mexicana de 1994-5, las crisis asiáticas de 1997-9 y, de manera importante, la crisis del sur de Europa después de 2009. También es lo que parece que estamos viendo en Turquía y Argentina ahora.

Sabemos cómo funciona este asunto: el país afectado ve inicialmente cómo su moneda se deprecia (o, en el caso de los países del euro, ve cómo sus tasas de interés se disparan). Por lo general, la depreciación de la moneda impulsa a la economía al hacer que sus productos sean más competitivos en los mercados mundiales. Pero los países que de repente experimentan una parada tienen grandes deudas en moneda extranjera, por lo que la depreciación de su moneda salva los balances provocando una caída severa de la demanda interna. Y los formuladores de políticas tienen muy pocas buenas opciones: elevar las tasas de interés para apuntalar la moneda solo afectaría a la demanda desde otra dirección.

Pero si bien podría asumir que Brasil fue un caso similar (su disminución del 9% en el PIB real per cápita es comparable a la de otras crisis repentinas del pasado), resulta que no lo es. Resulta que Brasil no tiene una gran cantidad de deuda en moneda extranjera, y los efectos de la moneda en los balances no parecen ser una parte importante de la explicación. Por lo tanto, ¿qué pasó?

En primer lugar, el contexto económico mundial dio un gran giro hacia atrás. Brasil se ha diversificado en cierto modo en manufacturas, pero aún depende en gran medida de las exportaciones de productos básicos, cuyos precios se han desplomado. Como se muestra en la Figura 1, la relación de intercambio de Brasil, esto es, la relación entre los precios de exportación y los de importación, tuvo un gran impacto.

Relación Intercambio Brasil

Esto hubiera sido desagradable en cualquier caso, pero fue acompañado por una fuerte caída en el gasto del consumidor doméstico (Figura 2). Atif Mian y sus coautores nos dicen que esto estuvo relacionado con un aumento de la deuda de los hogares en los últimos años; que lo que Brasil experimentó fue algo más parecido a la deflación de deuda de los países avanzados de 2008 que una crisis de mercados emergentes típica.

Consumo Público Privado Brasil

Sin embargo, lo que realmente hizo la economía de Brasil de forma diferencial fue la respuesta dada estos choques: una política fiscal y monetaria que empeoró las cosas.

Del lado fiscal: Brasil tiene grandes problemas de solvencia a largo plazo. Pero estos requieren soluciones a largo plazo. Lo que sucedió en cambio fue que el gobierno de Roussef decidió imponer recortes en los gastos en medios de una depresión. ¿En qué estaban pensando? Increíblemente, parece como si se hubiera adherido a la doctrina de la austeridad expansiva.

Y además de eso, la política monetaria también se volvió fuertemente contractiva, con un gran aumento en las tasas de interés (Figura 3). ¿De qué iba esto?

Tipos Interés Brasil

Mi capacidad de intuición me dice que  lo que sucedió fue que la economía real se depreció principalmente debido a ese shock de la relación de intercambio, lo que provocó un aumento temporal de la inflación (Figura 4). Y el banco central entró en pánico, fijándose en el tema de la inflación a expensas de la economía real. Ahora que el pico inducido por la moneda ha terminado, la inflación es realmente baja según los estándares históricos, pero el daño ya se hizo.

IPC Brasil

Es una historia notable y deprimente. Y esta combinación de mala suerte y mala política seguramente desempeñó un gran papel en el desastre político que siguió.

Artículo escrito por Paul Krugman originalmente publicado en inglés en The New York Times