Al realizar un balance sobre la evolución de las cifras de paro registrado en España en el último año, uno se encuentra ante cualquier cosa menos un dato realmente esperanzador en torno al futuro de la economía española.

Tomando como referencia de análisis los últimos 12 meses desde noviembre de 2011, la evolución del “paro registrado” al cabo del primer año de la nueva legislatura política ha arrojado un incremento del 11% en el número de parados, es decir, casi medio millón (487.355) de personas más que han pasado a encontrarse ante un futuro poco o nada prometedor ante el horizonte del año 2013.

Hablando de promesas, el actual ejecutivo del gobierno español titulaba su programa electoral en el año 2011 de la siguiente manera: “Lo que España necesita”.

En aquel programa, firmado por Mariano Rajo bajo el lema “Empieza el cambio”, se encontraban las siguientes afirmaciones:

– “Necesitamos combatir el desempleo que hoy sufren cinco millones de españoles”

– “Estamos convencidos de que los problemas de España tienen solución

– “Presentamos un programa contra la resignación, para crecer y generar empleo

– “El futuro no está predeterminado. Con una clara estrategia y con visión de futuro para España superaremos la ruinosa herencia recibida

Pues bien, según el barómetro del CIS correspondiente a noviembre de 2012, el paro sigue siendo el principal problema que existe en la sociedad española actual para el 80,8% de los encuestados.

Los problemas de índole económica son los de segunda mayor importancia para el 42,7% de los consultados, y por encima de cuestiones como la corrupción, la sanidad o la educación, el tercer principal problema para el 30,2% de los encuestados son los políticos en general.

Llegados a este punto, ¿Cuáles deberían entonces ser los nuevos lemas del programa electoral del Partido Popular?

¿Quizá algo así como (se admiten sugerencias):?

– “Necesitamos combatir tanto el desempleo, que hemos generado más y de mejor calidad

– “Estamos convencidos de que los problemas de España tienen solución, ¿y?

– “Presentamos un programa contra la resignación a tener que crear más empleo

– “El futuro está predeterminado. Si no conseguimos superar las adversidades, la responsabilidad será siempre de la herencia anterior.”