Tal vez la pregunta “¿Cómo se origina un blog?” sea probablemente, a día de hoy, una de las más difíciles de contestar. ¿Qué fue antes, la política o la economía? Nunca resulta sencillo apostar por la verdad. Por mucho que las puertas celestiales prometan abrirse para explicar el origen de todos los blogs, el blog.

Siempre se puede preguntar: “¿Cómo surgió el primer marsupial?”, “¿Cuál fue la datación exacta de Eva mitocondrial?” Y sin embargo siempre habrá para quien no tenga ningún mérito pasar al otro lado “porque alguien te abra la puerta” (“romperla a puñetazos, eso sí”).

Si por algo se ha caracterizado siempre este blog ha sido por su originalidad, por su constante capacidad para cuestionar. ¿Podría haber sido este blog, en algún momento, demasiado trascendental?

Por supuesto que sí. ¿Pero acaso no lo son la economía y la política? ¿Acaso no es trascendental que en un país como España, con cerca de 6 millones de parados, los pagos efectuados por intereses de deuda sean superiores a los de las prestaciones por desempleo?

Calma. Este blog odia la persuasión. Pero que nadie se deje engañar, porque os intentará persuadir como el que más, con todo el poder de persuasión, eso sí, que le permitan desplegar (originar) todas las fuentes, notas de prensa e institutos de estadística de carácter oficial.

Lo que decimos varias veces es verdad. ¿Es lógico que el PIB de una comunidad autónoma crezca por encima del 2% mientras su tasa de desempleo asciende a valores del 30%? El verbo se hizo carne y este blog de economía ha sido ilógico, opaco (nada transparente) y ha llegado incluso a estar en el punto de mira.

Ser un blog absoluto, ahí se puede encontrar el origen de su finalidad principal.