* Tres ejemplos de correlaciones espurias entre variables de la economía española

* La conexión lógica entre variables de la economía española se deteriora

“El número de muertes durante el parto está estadísticamente relacionado y es proporcional al número de personas con zapatos rojos en el pabellón quirúrgico de los hospitales chilenos”.

Sirva este desasosegante ejemplo –extraordinariamente terrorífico para los que con cierta facilidad suelen caer en las garras de la superstición- al objeto de ilustrar el fascinante concepto estadístico de “correlación espuria”.

Una correlación espuria es una relación matemática y exacta entre dos hechos (aparentemente inconexos), que, final y tranquilizadoramente, acaba siendo resuelta y explicada por un tercer factor (la denominada “variable escondida”).

Ciñéndonos al ejemplo anterior, dicho tercer factor estaría constituido por la presencia habitual de matronas en los pabellones quirúrgicos de Chile, matronas, entre cuya indumentaria común se hallaría el uso de zapatos de color rojo.

Retornando al tema que sin duda más nos interesa en este blog, esto es, al análisis de la economía española, los siguientes apartados los hemos reservado para explicar tres de las principales correlaciones espurias que rigen el funcionamiento económico de España en la actualidad.

Recomendamos, pues, realizar su interpretación desde un punto de vista constructivo y explorador, tratando de evitar el típico error de “prohibir el uso de zapatos rojos” (esperando, así, disminuir el riesgo de morir).

Economía Española. 1- Correlación Espuria

El primer caso de correlación espuria más recientemente detectado en variables de la economía española se viene observando desde el año 2010 y hace referencia a la relación inversa que se produce -claramente ya en el año 2012- entre la evolución del sector exterior y la evolución de la producción. ¿Implica esto que para lograr aumentar el PIB español se deben contraer las cifras de exportación? Obviamente, no. Simplemente implica la existencia de un tercer factor que puede y debe resolver esta contradicción.

El segundo caso hace referencia a la relación que, igualmente de forma extraña y reciente, mantienen los intereses aplicados a las compras de vivienda en España con financiación y el número total de hipotecas constituidas. Tal y como vimos en dos de los artículos recientemente escritos en el blog, a medida que aumentaba el Euribor en el año 2006 y 2007, mayor era el número de hipotecas que se formalizaban en la economía española. Del mismo modo, cuanto más ha descendido en los últimos años el nivel del Euribor, menos hipotecas se han firmado. (Aquí puede verse la evolución del Euribor y la proporción alcanzada por la crisis hipotecaria)

Economía Española. Evolución Euribor

De nuevo cabe preguntarse; ¿Conseguiría un aumento del valor del Euribor la reactivación del mercado inmobiliario?, y de nuevo cabe esperar que sean otras variables las que consigan restablecer la lógica en medio de la confusión.

El tercer y último caso, por hoy, hace referencia a un artículo de mayor antigüedad en el blog, pero no por ello menos relevante.

En 2011, los datos de crecimiento de la economía española por CC.AA. publicados por el INE confirmaron que las Islas Canarias obtuvieron el mayor crecimiento en PIB (2,1%) del conjunto de las autonomías españolas. Al mismo tiempo, la tasa de paro de esta Comunidad alcanzó en dicho año el valor más alto (29,7%)  de todas las comunidades españolas. Obvia y nuevamente, esta extraña conjunción y evolución de variables macroeconómicas indicaría que durante aquel periodo debió de existir un tercer factor -distinto del empleo- que fue el que consiguió aumentar el nivel de la producción (PIB). ¿Cuál?  (Se puede consultar más información sobre aquel artículo aquí: “Un blog de economía nada lógico”)

Economía Española. 3- Correlación Espuria

Acabamos de proporcionar tres de los ejemplos que ponen de relieve la existencia de variables escondidas que rigen la economía española (no el sector mediático). Una consecuencia y un efecto más de una crisis que sume cada vez más en el desconcierto a la sociedad.