En torno al 30% de la producción mundial automovilística correspondiente al año 2013 se encontró emplazada en China, primer país de la economía mundial fabricante de coches según las cifras del OICA -The International of Motor Vehicle Manufacturers-, la Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos de motor.

China lideró así el ranking mundial de países productores de automóviles superando los 18 millones de unidades fabricadas en el año 2013 (sobre una cifra de producción mundial de 65,8 millones de unidades).

En el segundo lugar de los mayores países productores de vehículos se ubicó Japón, con 8,2 millones de coches fabricados, seguido por Alemania y Estados Unidos, con otros 5,4 y 4,3 millones producidos, respectivamente.

Corea del Sur completó el “top 5” de este ranking internacional con 4,1 millones de automóviles manufacturados en 2013, de tal modo que entre estos cinco primeros países la cifra de vehículos producida de forma conjunta se estableció en 40,2 millones de unidades, esto es, en el 61,1% de la producción mundial.

Asimismo, India, Brasil, Rusia, México y España integraron la lista de los diez primeros países del mundo con mayor producción (y exportación) automovilística, con registros de entre 3,1 y 1,7 millones de unidades fabricadas.

Más allá de la décima posición del ranking se encontraron Reino Unido  y Francia (1,5 millones de cada uno) y la República Checa y Tailandia (1,1 millones cada uno).

Les sucedieron con cerca de un millón de unidades producidas, Eslovaquia, Canadá  e Indonesia, mientras Turquía, Irán y Malasia cerraron los veinte primeros puestos de esta clasificación internacional, con unos registros que en ningún caso descendieron por debajo del medio millón de unidades manufacturadas.

A partir de la vigésima posición del ranking se hallaron Argentina, Polonia, Bélgica, Rumanía, Italia, Taiwán, Sudáfrica, Hungría o Australia, con producciones de vehículos de motor superiores a las 100.000 unidades anuales.