Las Curvas de Indiferencia son representaciones gráficas con opciones de consumo de dos bienes y ante las cuales el consumidor permanece indiferente, es decir, no obtiene más utilidad o satisfacción por elegir una opción sobre otra de entre todas aquellas representadas en la curva (por ejemplo, las opciones B, C o D mostradas en el gráfico).

Las curvas de indiferencia tratan por lo tanto de simplificar, en un modelo microeconómico en el que tan solo existen dos bienes, el comportamiento del consumidor ante el problema de la elección, dando por hecho que, en condiciones normales, para consumir más cantidad de un bien resulta necesario consumir menos del otro, de ahí que las curvas de indiferencia sean decrecientes.

Otra de las hipótesis de este modelo conceptual consiste en considerar que el consumidor nunca alcanza un punto de saturación, esto es, que a mayor consumo de bienes, mayor reporte de utilidad y satisfacción. Por esta razón las curvas de indiferencia más alejadas del origen son siempre preferibles a las más cercanas y así  todo punto situado por encima de una curva de indiferencia representa una opción de consumo superior en utilidad (opción E), al contrario que todo punto situado por debajo de la curva de indiferencia, donde la opción de consumo es inferior en utilidad (opciones F y G).

Esto nos lleva a otra peculiaridad; las elecciones de consumo indiferentes entre sí nunca pueden estar representadas por áreas -siempre por líneas continuas- o pertenecer a dos curvas de indiferencia distintas, ya que de hacerlo siempre resulta posible encontrar una opción en la que al menos se consume la misma cantidad de un bien al tiempo que se consume una cantidad superior del otro bien.

Las curvas de indiferencia, por último, tienen grandes aplicaciones en el campo del estudio del comportamiento del consumidor, un campo en el que las empresas pretenden resolver cuestiones como “¿a qué cantidad del bien A están dispuestos a renunciar los agentes para incrementar el consumo del bien B?” que ya han sido tratadas en nuestra sección “Conceptos de Economía” con anterioridad, desde la óptica de los precios o de la distinta utilidad que cada tipología de bien pueda reportar.