Un repo (repurchase agreement), es una transacción financiera mediante la cual una parte vende un activo (normalmente un instrumento de deuda) a otra negociándose su recompra en una fecha futura. Esta operación supone una destacada herramienta del mercado monetario para la obtención de liquidez.

La mejor forma de comprender su funcionamiento es considerar dos periodos de tiempo. Por un lado, tendremos en cuenta una fecha actual en la que se contrata el repo y por otro un momento futuro en el que concluye la transacción (vencimiento del repo).

Etapas de un repo: contratación y vencimiento

Fecha actual (contratación):

En el momento cero, una de las partes (prestatario) con necesidades de liquidez vende activos a la otra parte (prestamista). Supongamos por ejemplo que el prestatario transifiere títulos de deuda pública al prestamista a cambio de 100.000 euros.

Repo. Fecha Contratación

Fecha futura (vencimiento):

Posteriormente en una fecha pactada, el prestatario procederá a recomprar esos activos por un importe superior. Este incremento de importe tiene en cuenta los intereses de la operación. En nuestro ejemplo, suponemos que el prestatario le entrega al prestamista 110.000 euros a cambio de los títulos de deuda pública.

Repo. Fecha Vencimiento

El repo puede entenderse como un préstamo de efectivo con garantías. Es decir, un prestamista presta una cantidad determinada de dinero y los títulos se utilizan como garantía. Sin embargo, en los repos, se produce una transferencia de la titularidad de los instrumentos financieros. Esto significa que el prestamista que ha adquirido los activos en el inicio de la operación, puede venderlos en cualquier momento siempre y cuando al llegar el vencimiento de la transacción, los tenga en su poder (los tendrá que haber recomprado) para volver a entregárselos al prestatario.

Si al llegar el vencimiento del repo, el prestatario no entrega los 110.000 euros al prestamista, este puede proceder a vender inmediatamente los activos ya que su titularidad le pertenece.

Generalmente, los repos suelen formalizarse con títulos de renta fija: bonos, letras y obligaciones del estado y constituyen para las entidades de crédito una herramienta fundamental de financiación a corto plazo.

Andrés Lago – Bancomparador.com