Artículo escrito por Daniel Claros, auditor financiero y blogger – www.danielclaros.com

Hay cosas que no podemos controlar. Cosas que, debido al sistema diseñado, inducen a realizarlas. No debería ser así, y de hecho somos muchos los que actuamos de buena fe, pero también entiendo a aquellos que, debido a que soportan una presión fiscal excesiva, que en muchas ocasiones hace inviable un negocio en sí mismo, se ven inducidos a llevar a cabo actos poco éticos…

¿Qué es la contabilidad B?

Contabilidad B es el bar, empresa, pequeño negocio o institución que manipula sus sistemas contables, para reflejar menos ingresos de los reales ante la Agencia Tributaria.

Es decir, aquella contabilidad que queda fuera de las cuentas oficiales de la empresa o institución, que no son auditadas (porque el auditor no lo sabe, ya que es casi imposible de detectar), y de las que no se informan al Estado.

Para que todo el mundo entienda el concepto, podríamos identificarlo con lo que denominamos dinero negro, dinero que no se sabe que existe… pero existe, y mucho.

¿Objetivo? Pagar menos impuestos, declarar menos ingresos, o realizar pagos o transacciones que vulneran algunas leyes (ley de partidos, por ejemplo).

Entonces, lo que mucha gente se preguntará, es, ¿cómo se puede detectar una contabilidad B?

Realmente es muy complicado. El objetivo de un auditor, en el caso que se decida contratar sus servicios, no es el detectar irregularidades, o detectar fraude en sí mismo, sino comprobar si las cuentas reflejan la imagen fiel de la situación patrimonial y financiera de la sociedad o institución.

Partimos del hecho de que el auditor está revisando los libros oficiales, lo que todos los usuarios de la información financiera ven, es decir, no estaría revisando la “otra contabilidad”, básicamente porque lo desconoce.

Los procedimientos  aplicados no tienen esa última finalidad (descubrir una contabilidad B), si bien es cierto que en muchas ocasiones sirven para sacar a la luz este tipo de prácticas.

Por tanto, ¿por qué no se destapan más casos de contabilidad B?

Como pasa en la mayoría de las ocasiones, por puro azar. Azar fue el caso Enron, azar parece haber sido el caso Volkswagen…

Muchos titulares que nos encontramos en la prensa, muchos casos de corrupción o fraudes empresariales son detectados de manera fortuita.

La contabilidad B es algo que existe, y seguirá existiendo. Es más, mientras la presión fiscal sea tan elevada, ni todas las amnistías fiscales del mundo harán que se corrija esa tendencia.

En el momento en el que el ratio Rentabilidad Vs Riesgo que tiene un autónomo/empresario por no declarar beneficios se iguale (es decir, que no le compense el riesgo de “ocultar” ingresos con lo que puede perder si se descubre), será el punto en el que el fraude por este tipo de actuaciones disminuirá.

Mientras tanto, esta práctica será habitual, más aún en negocios intensivos de mano de obra, donde no se compran/venden bienes materiales, y donde no siempre queda rastro de actividad alguna…

Vídeo-Anexo: ¿Cómo se blanquea el dinero negro?