En el número uno del ranking de productos importados por España se sitúa el archiconocido combustible mineral más comúnmente conocido como “petróleo”. Según datos arancelarios correspondientes al año 2013, el valor de las adquisiciones españolas de crudo ascendió a 34.000 millones de euros, pero, ¿quiénes son los principales países proveedores de petróleo a España?

Atendiendo a la información proporcionada por la Agencia Tributaria, la lista de proveedores asciende a unos setenta países, de los cuales, los diez primeros facturan el 85% del total de las ventas petrolíferas a España.

El primer proveedor en el ranking es Arabia Saudí, con una cifra de facturación de 4.847 millones de euros, seguido muy de cerca por Nigeria y México, cuyas ventas a España se cuantifican en 4.760 y 4.733 millones de euros, respectivamente.

En el cuarto lugar se sitúa Rusia también con un importe considerable, 4.202 millones de euros, reduciéndose ya casi a la mitad las cifras de los siguientes proveedores, esto es, Argelia y Angola, con 2.236 y 2.251 millones de euros, cada uno.

A continuación, por encima de los 1.000 millones de facturación, pero por debajo de los 2.000, se encuentran Libia, Colombia, Kazajistán, Venezuela e Iraq, abarcando el séptimo y el décimo primer lugar del ranking de proveedores de crudo a España.

Otros países africanos como Guinea Ecuatorial y Gabón les suceden en la clasificación, con 718 y 457 millones de euros de crudo exportado a España, respectivamente, posicionándose inmediatamente después Brasil, Camerún, Egipto, Noruega, Reino Unido, Albania y Túnez (139 millones de euros) desde la décimo cuarta y hasta la vigésima posición.

Tal y como se puede observar, se trata de una lista de proveedores no exenta de controversia, en la que se pueden encontrar países con regímenes dictatoriales caracterizados por no respetar derechos humanos universalmente aceptados, o incluso países sospechosos de cobijar a grupos terroristas. Asimismo, cabe destacar algunas ausencias en esta misma clasificación, como la de Emiratos Árabes Unidos, quien, no obstante, exporta a España cuantías significativas de aceites de petróleo en forma de carburreactores.