Japón, Alemania e Italia son los tres países del mundo con mayores necesidades de consumo de gas natural extranjero, según datos de la EIA, organismo independiente de análisis e información estadística en materia de energía.

Así, Japón requiere en concreto 4,5 billones de pies cúbicos de gas natural anuales al objeto de satisfacer su demanda de energía interna global, mientras que Alemania e Italia importan hasta 2,6 y 2,3 billones de pies cúbicos al año, respectivamente.

El top ten del déficit energético en gas lo completan Corea del Sur (-1,7), Turquía (-1,6), Francia (-1,5), China (-1,4), Ucrania (-1,2), España (-1,1) y Reino Unido (-1,1).

De este modo, hasta cinco países de la Unión Europea integran la lista de los diez países del mundo más dependientes por gas natural, en correspondencia con la dependencia energética ligada al consumo de petróleo.

Excedentes de Gas Natural Por Países

Por el contrario, Rusia, el segundo de los principales países productores de gas natural, genera un excedente o superávit anual cifrado en 7,6 billones de pies cúbicos.

Le sucede Noruega, con 5,5 billones al año, junto a Argelia (5,1) y Catar (4,5) en lo más alto de esta clasificación internacional.

Asimismo, Estados Unidos, líder mundial tanto en producción como en consumo de gas natural, sobre-produce 4 billones de pies cúbicos cada año.

Canadá, Irán, Nigeria, Venezuela e Indonesia componen el resto de los diez países más excedentarios con cifras de 3,2, 2,7, 2,3, 1,8 y 1,7 billones, respectivamente.

Tan sólo uno de los estados miembros de la Unión Europea aparece en esta lista de países superavitarios, Holanda, con un excedente anual de gas de 1,2 billones de pies cúbicos.

De la misma forma, un gran número de países orientales son excedentarios (su producción supera su consumo). Tal es el caso de Catar o Irán, tercero  y sexto, respectivamente, de los mayores productores mundiales de gas natural.