Artículo escrito por Alberto Bianqui, licenciado en Ingeniería Económica

En esta nueva entrada sobre conceptos económicos, voy a ofreceros mi lista con los principales crash bursátiles mundiales de los últimos años, contextualizando en primer lugar el mercado teórico -o concreto- en que se producen.

El mercado de valores, ese gran desconocido para muchos, no es más que el lugar dónde se venden acciones de empresas y organizaciones a un determinado precio marcado por las diferentes curvas de oferta y demanda, que a su vez están definidas por las predicciones estipuladas para dichas empresas, evitando los salvoconductos impredecibles como el estallido de una guerra, un atentado y diversos actos.

Las acciones son el derecho apropiativo en forma de porcentaje empresarial (“papelitos”) que una empresa decide exponer al mercado de valores para su compra venta. El precio de éstas viene determinado por su poder de auge fructífero o por sus predicciones abisales, es decir, el precio de una acción (cotización) determina la curva de oferta y demanda; si se prevé que la empresa evolucione y aumente su poder económico, la demanda de acciones será mayor y por lo tanto las acciones serán más caras, al contrario, si la empresa presenta un futuro negativo, la demanda de acciones disminuirá y por consiguiente su precio. Diríamos que “ la Bolsa es el predictor de la economía»

DIFERENTES CRASHS BURSÁTILES Y SUS CAUSAS

No podemos entrar en este tema sin definir el término “Crash”, el cual hace referencia al descenso brusco de las cotizaciones de uno o varios mercados, durante un periodo corto de tiempo. Diferentes crash han asolado las economías del mundo:

• Crash chino 27 Julio de 2015

Shangai sufre su peor caída desde febrero de 2007. El Shangai Composite se despertaba con una de sus mayores caídas en 8 años, a pesar de la intervención del gobierno para evitar la inflación. Noticia que coincidió con el dato macroeconómico negativo de ventas de las principales firmas industriales chinas. El mercado asiático presenta una sensibilidad considerable al ánimo de sus inversores, indecisos a su vez debido a la desconfianza en el gobierno en saber cuánto tiempo se mantendrán las autoridades prestando apoyo a dichos mercados, después de la intervención que evitó el desplome a principios del mismo mes. China permitió que más de un millar de compañías suspendieran la negociación de sus valores, prohibió a grandes accionistas y directivos vender sus participaciones, restringió las ventas a corto y suspendió las nuevas salidas a bolsa. Tras esta unión de debacles, las bolsas se recuperaron un 17% alcanzando los 4.000 puntos, aunque Shangai afirma que no se consideran estabilizados hasta no situarse en los 4.500 puntos.

• Crash de las hipotecas subprime (2008)

También denominadas hipotecas basura, fue una crisis financiera cuyo núcleo estaba basado en la concesión de hipotecas a personas con menos solvencia económica y por tanto mayor riesgo, acompañada de un tipo alto de interés y comisiones bancarias mas caudalosas. Estuvo originada entre otros, por la gran burbuja especulativa que rodeaba a los activos inmobiliarios, fundamentada por una enorme liquidez provocada por la obligación de los bancos centrales a bajar los tipos de interés (debido al clima de inestabilidad provocado entre otras causas por el atentado del 11-S) con la única finalidad de reactivar el consumo a través del crédito. Para controlar este zoológico propuesto por las entidades bancarias, la reserva federal de EEUU subió los tipos de interés. El verano de 2005 comenzaron las ejecuciones hipotecarias debido al impago de la deuda, llevando a numerosas entidades a problemas de liquidez para devolver el dinero a sus inversores, y con ello a la quiebra absoluta. En el periodo de 2006 la crisis hipotecaria ya se había instalado en la bolsa haciendo descender al USHCI en un 43%.

• Otros crashs a lo largo de la historia

Además de los cracs bursátiles anteriores, destacados por su importancia, se han producido numerosos colapsos en las Bolsas mundiales a lo largo de los años. Entre ellos, cabe destacar los siguientes:

– El producido el 12 de diciembre de 1914 a causa de la Primera Guerra Mundial, que llevó al Dow Jones a acumular una pérdida cercana al 25% de su valor.

– El crac ruso de agosto de 1998 en el que el rublo perdió el 60% de su valor en 11 días, provocando una tremenda crisis económica y monetaria en Rusia, ligada en parte a la crisis financiera asiática de 1997.

– El estallido de la burbuja Internet en el año 2000, que generó pérdidas superiores al 39% en el índice Nasdaq durante el año. (Índice que concentra los valores bursátiles ligados a Internet y a las nuevas tecnologías).

– El que tuvo lugar el lunes 17 de septiembre de 2001, día de la reapertura de la Bolsa tras los ataques terroristas del 11-S en Estados Unidos. El Dow Jones cayó aproximadamente un 7%, pero las caídas no se prolongaron en el tiempo.

– El experimentado en el año 2002, como consecuencia de la falsificación de las cuentas de la empresa energética estadounidense Enron.

Estos descensos bursátiles no duraron mucho tiempo, de ahí la efectividad de las medidas aplicadas tras cada crash.