El siguiente cuadro muestra, a falta de una, dos variables; las prestaciones por desempleo y los intereses de deuda pública pagados desde el ejercicio 2006 hasta el 2011.

Se incluyen, también, las cuantías previstas en los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2012.

Según puede apreciarse, las prestaciones ascendieron vertiginosamente en los años 2009 y 2010, coincidiendo con la explosión del paro registrado.

Sin embargo, el freno que éstas han registrado en 2011 y el que está presupuestado para 2012, choca de frente con las cifras de desempleo que maneja el propio ejecutivo.

– ¿Cómo puede ser que ante una previsión de desempleo ascendente disminuyan las cantidades presupuestadas para prestaciones?

– ¿Acaso no se ha presupuestado un cantidad superior en 2012 para intereses de deuda pública en previsión de un aumento significativo de la misma?

– ¿Maneja el ejecutivo desde hace ya algún tiempo el recorte de algunas prestaciones? (lo que justificaría esta extraña correlación entre el PIB y el déficit español)