El Fondo de Cooperación es el segundo de los fondos de convergencia autonómica que regula la Ley 22/2009, de 18 de diciembre, de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común, también conocida como LOFCA.

La principal razón de ser de este fondo es equilibrar el desarrollo regional de las Comunidades Autónomas para posibilitar su convergencia en términos de renta.

Las Comunidades beneficiarias del fondo deben cumplir alguno de los requisitos siguientes:

PIB per cápita inferior al 90% de la media correspondiente a las Comunidades Autónomas de régimen común.

Densidad de población inferior al 50% de la densidad media correspondiente a las Comunidades Autónomas de régimen común.

Crecimiento de población inferior al 90% de la media correspondiente a las Comunidades Autónomas de régimen común, siempre que la densidad de población por kilómetro cuadrado sea inferior a la cifra resultante de multiplicar por 1,25 la densidad media de las Comunidades Autónomas de régimen común.

El reparto de los recursos de este fondo se canaliza a través de dos subfondos.

El criterio de reparto del primero de ellos, dotado con dos tercios de los recursos, se realiza entre las Comunidades beneficiarias atendiendo a su población relativa en relación al total de la población de las Comunidades Autónomas integrantes del fondo y a la ponderación correspondiente derivada de la distancia del PIB per cápita de cada Comunidad Autónoma respecto a la media de las Comunidades integrantes del fondo.

El segundo de los subfondos, dotado con el tercio restante, se distribuye entre las Comunidades Autónomas cuyo crecimiento de población es inferior al 50% de la media correspondiente a las autonomías de régimen común, y se reparte en función de la población relativa de cada una de estas Comunidades Autónomas en relación a la población total de las autonomías que cumplen la citada condición.

El importe dotado en el primer año de liquidación de este fondo ascendió a 1.200 millones de euros, si bien la LOFCA previó la actualización de dicha cuantía atendiendo a la variación de los ingresos tributarios del Estado en los años sucesivos.

De modo que en el último ejercicio liquidado correspondiente a 2010, el importe total del fondo ascendió a 1.905 millones de euros.

Las Comunidades beneficiarias del fondo por poseer un PIB per cápita inferior al 90% de la media fueron Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha, Canarias y Extremadura.

Asimismo, las autonomías que también resultaron beneficiarias, pero en este caso por poseer una densidad de población inferior al 50% de la media fueron Aragón, Castilla y León y Castilla La-Mancha y Extremadura, nuevamente.

Por último, las beneficiarias por cumplir el último de los tres requisitos anteriormente citados fueron Galicia, Asturias, La Rioja, y Aragón, Extremadura y Castilla y León, también en esta nueva ocasión.

La distribución final del Fondo de Cooperación fue la siguiente:

En el siguiente enlace puede obtenerse más información sobre el sistema de financiación autonómico español.

Leyenda de cifras:

– Andalucía: 499,9 millones de euros
– Galicia: 380 millones de euros
– Castilla y León: 337,9 millones de euros
– Extremadura: 164,5 millones de euros
– Asturias: 144,7 millones de euros
– Castilla-La Mancha: 119,2 millones de euros
– Canarias: 115,4 millones de euros
– Murcia: 80 millones de euros
– Aragón: 51,2 millones de euros
– La Rioja: 12,3 millones de euros