La reciente actualización de las previsiones económicas publicadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) -sobre las que publicamos en este mismo blog un resumen gráfico la semana anterior- sugiere una contracción del gasto público en Grecia de hasta 8,6 puntos del PIB al final del periodo comprendido entre los años 2015 y 2020.

Los informes manejados por este organismo internacional predicen una línea homogénea de recortes presupuestarios en el sector público europeo, hasta el punto de prever una disminución de la relevancia de los ingresos y los gastos públicos en proporción al PIB en 17 de los 19 Estados miembros de la Eurozona.

Así, tan solo Estonia y Lituania aumentarían su proporción de gastos públicos -en un 1,3% y 0,3%, respectivamente- e ingresos públicos sobre el PIB -1,7% y 0,4%, respectivamente- al término del periodo 2020-2015 dentro del conjunto de economías europeas pertenecientes a la Zona euro.

De igual forma, Alemania -la primera potencia económica de Europa y el principal prescriptor de las políticas de reducción del gasto público en la Zona euro-, se situaría, siguiendo las previsiones manejadas por el FMI, como el segundo Estado miembro con menor nivel de exposición a los recortes presupuestarios; 0,8% y 0,3% de contracción en sus gastos e ingresos públicos, respectivamente.

España, por su parte, vería, de concretarse las estimaciones vertidas por el FMI, una reducción de su gasto público de hasta tres puntos de su PIB, mientras que su nivel de ingresos públicos permanecería en un ratio prácticamente similar al actual (37,61% sobre el PIB en 2015 y 37,55% en el año 2020).