Norberto Fuentes, escritor, periodista y observador de la Revolución cubana durante décadas, no se considera un contrarrevolucionario, aunque actualmente reside en Miami, el refugio habitual de la disidencia cubana. Desde allí nos concede una entrevista con ocasión de la reciente reedición de una de sus obras más relevantes, “La autobiografía de Fidel Castro”, de la editorial Stella Maris. Durante la conversación nos confiesa dos secretos: uno, que de no haber permanecido en Cuba hasta entrados los años 90, su destino actual más probable sería el de un vendedor retirado de Toyota. Dos, que su decisión de sumarse a la Revolución, le dotó de un universo que de otra manera jamás hubiera sospechado ni soñado.

“La autobiografía de Fidel” es un relato ambivalente acerca del proceso revolucionario en Cuba. ¿Hasta qué punto considera que este proceso hubiera sido posible sin ese Fidel luchador, salvaje y hasta conspirador que se descubre en el libro?

Sin Fidel hubiese sido imposible. La revolución cubana es Fidel Castro y Fidel Castro es la revolución cubana. Dicho esto, me gusta comparar la revolución con un fenómeno meteorológico: el huracán. Empieza con un viento y una serie de corrientes que le hacen ser cada vez más intenso a pesar de que no tienen un destino inicial, es decir, es impredecible saber hacia dónde va, no tiene un objetivo final, es una formación que se crea y empieza a avanzar hasta que se deshace en el tiempo y en el espacio. Casi siempre las revoluciones son estallidos que se producen en determinadas regiones o países, pequeños actos que se crean y se acumulan, consiguiendo generar las condiciones que la propician y que solo encuentran la solución en ella misma.

Un pasaje del libro describe la magnitud del poder de persuasión de Fidel en una escena en la que emplea 25 horas para convencer a un guerrillero campesino de que sea fusilado, pues estaba dañando la reputación de la Revolución y poniéndola en peligro. ¿Tal era la influencia de Fidel?

En las revoluciones comunistas lo primero que te piden es la vida, hay que estar por la revolución hasta la última gota de tu sangre. Un día te la piden y tú la das. Por eso un día estás en el pelotón y otro enfrente del mismo. En el caso que describes el campesino había delinquido y, por supuesto, en la ley de la Sierra, para mantener la homogeneidad del grupo había que establecer normas muy rigurosas, porque si no se te desbandaba el núcleo de la revolución. Y eso se aplicaba con rigor. En esa historia, real, y que se relata con detalle en el libro, Fidel necesitaba que el campesino aceptara su destino, que entendiera que era culpable, en pos de la revolución, y porque eso iba a ayudar a la unidad de un grupo guerrillero todavía pequeño. Y en una guerra la muerte es una primera condición. Una vez, en un discurso muy olvidado, Fidel dijo que la revolución es una guerra que cambia de formas. Cuando tú vas a la guerra, en cualquier bando, lo primero que va a pasar es que te van a matar, si cometes un acto de traición, te van a matar, si… sea lo que sea, te van a matar. Eso es norma, no solamente potestad de la revolución cubana. Lo que diferencia y lo que yo hago resaltar es que quienes habían pasado por ese proceso numerosas veces estando en el otro lado, a ellos, de alguna manera, la revolución les daba la oportunidad de aceptarlo. En Estados Unidos cuando vas a un juicio, el fiscal puede convencerte o no de que te declares culpable y aunque lo hagas es casi seguro que te condenarán a muerte también. No obstante, lo que caracterizó a este tipo situaciones en la revolución de Cuba es que estos casos se emplearon como bandera para que los demás no cometieran el mismo error. Fue lo que pasó con el campesino, o con Ochoa o con la tropa de mártires y voluntarios ejecutados, como los esposos Rosenberg, quienes convirtieron su muerte y suplicio en un acto de propaganda a favor del comunismo. Fidel pensaba que si se les iba a fusilar de todas formas, mejor que sus muertes no fueran inútiles y que contribuyesen a la causa. Es el caso relatado. Se hartó por cansancio. La  escena es dura. A mí me impresionó mucho.

Fidel concluyó en los inicios de la Revolución que nunca se debe dejar al enemigo huérfano de liderazgo y tras el análisis de algunos de sus muchachos puntualmente caracterizados por actos de indisciplina creó, cultivó y fomentó su propia red de adversarios.

Eso fue genial porque él encabeza una contrarrevolución que ni siquiera sabía que iba a existir.

¿Fue esto una peculiaridad exclusiva del carácter estratégico de Fidel o constituye una regla común en la mayoría de los Estados actuales, crear a tu propio enemigo?

Eso no es nuevo, desde un punto de vista filosófico. Jean Paul Sartre ya se lo dijo a Fidel en el 59 y lo escribió en sus maravillosos reportajes. La cubana fue una revolución que avanzaba a contragolpe del enemigo. Y cuando no hubiera golpe, había que inventarlo. Fidel no instiga una contrarrevolución. Fidel la dota de sus jefes, en la mayoría de los casos, para controlarla. En las sociedades occidentales la figura se llama cínicamente “testigo de cargo”. En Cuba sabían que se avecinaría una contrarrevolución apoyada por los Estados Unidos, el país más poderoso del mundo. Entonces Fidel se prepara para eso y para controlar a la contrarrevolución en Cuba y en Miami, porque muchos de los que fueron a Miami eran hombres de él, que se pasaron a la contrarrevolución a propósito. (Otros también fueron invitados  e incluso financiados para que salieran. Cuba es una isla. Y si dejas que la olla coja presión puede estallar).

En la segunda guerra mundial esto sucedía mucho con la guerrilla.  Los alemanes lo llamaban operación  “Capilla Roja”. Infiltraban grupos de guerrilla en la zona de guerra del ejército rojo. Capturaban soldados soviéticos los entrenaban y los lanzaban dentro del grupo guerrillero. Los soviéticos también lo hicieron de otros modos. Hay miles de variantes.

Autobiografía Fidel Castro

En el libro se relata una anécdota sobre una emisora radial que tras el triunfo de la Revolución siguió obteniendo ingresos publicitarios de empresas que en realidad no eran sino subvenciones encubiertas del Gobierno cubano para mantener identificado un espacio de expresión disidente. ¿Cree que este tipo de prácticas financieras se siguen llevando a cabo hoy en día?

Fidel le tenía simpatía al editor, porque le había ayudado mucho antes de la revolución. Tenía un programa simpático al que la gente escribía y se quejaba de cosas, como que si faltaba un producto en una bodega o cuestiones parecidas, y él decía al final: ¡deja que se entere Fidel!

No obstante, aunque esta era una emisora pequeña, la anécdota apunta a la importancia de que un gobierno esté bien informado de lo que pasa en la calle. La revolución tenía dos instituciones, excelentes, las mejores del mundo. Una era el “departamento de seguridad del estado”, la contrainteligencia  cubana, que estaba diseminada por todo el país, a todos los niveles, sobre todo a través de los “comités de defensa de  la revolución”, uno por cuadra, y el otro era una especie de “servicio de información del pueblo”. No sé si existe todavía. Si tú estabas en determinados sitios, en la escuela, en el trabajo y se hablaba por ejemplo de la distribución del café, del consumo en la casa, inmediatamente se procesaba y se subía. O de una opinión sobre el internacionalismo de Angola… esto se procesaba, se subía y se elevaba a las máximas instancias elaborando el resumen final. Era un servicio muy eficiente y ellos estaban muy bien informados. Lo que siempre estuvo Fidel Castro fue muy bien informado. ¿Tú has oído hablar de que pasara algo en Cuba en 55 años? En 55 años no pasó nada.

Leo una de las frases de la autobiografía: “La diferencia entre el conocimiento y la mentira, es que mientras tú apenas necesitas de un párrafo para el conocimiento, una mentira te exige de una producción mucho más voluminosa, hasta libros completos”. Desde su posición de observador de la revolución cubana, ¿por qué cree que se caracterizó más, por el conocimiento o la verdad, o por la mentira?

Se caracterizó por la política. La política es demagogia, mentira… es lo que tú necesites. El problema son los lugares comunes a la hora de analizar la revolución cubana. Es complicado decir categóricamente fue esto o fue lo otro, sin correr el riesgo de alejarse de la verdad. La revolución está hecha de compromisos, de aventuras, de sangre, hecha por hombres que se desatan en una corriente de cosas tremendas hasta el punto de que, como apunta Trotsky, se acaba subvirtiendo un país entero: costumbres, leyes, moral… Calificar esto con la óptica del pasado es erróneo. Hay que buscar una óptica muy cercana a los hechos y a su vez alejarse para poder tratar de comprenderlo. Si tú me dices que fue una tiranía, pues sí, pero también una bendición. ¿Qué sostenía ese poder? ¿Quién tenía controlado el miedo? ¿Quién controlaba a los que metían miedo? ¿A quién se tenía miedo? Resulta que no se puede hacer una hipótesis total, señalando a un solo hombre, Fidel. Había millones de personas metidas en el proceso. La revolución es un estallido, una experiencia, y encasillar eso con palabras sirve para el titular de un periódico pero para nada más. Los americanos hicieron todo lo posible por destruir la revolución. Y la verdad es que Cuba les ganó la guerra por humillante que parezca, sobre todo conociendo a cuánto asciende el presupuesto de la CIA y a cuánto asciende el de Cuba. Yo me sumé a la revolución, por mi sensibilidad de escritor y artista y porque creía que algo había que hacer. La revolución me dotó de un universo y si no hubiese sido por ella, ¿a qué podía haber aspirado? A trabajar en publicidad, a ser periodista, a hacer historietas.

En el libro se mencionan, precisamente, algunas reflexiones sobre el si condicional o hegeliano en el que se sumieron algunos personajes políticos clave del siglo XX.

Por ejemplo, lo que decía Nasser. Es un dato histórico. El imperialismo cometió dos grandes errores después de la segunda guerra mundial. 1º: La creación del estado de Israel, porque “si” no hubiese sido por la creación del estado de Israel el propio Nasser no habría sido más que un oscuro coronel del ejército británico o egipcio destacado en la zona de Gaza. 2º: Poner a Batista en el poder, porque “si” los Estados Unidos no lo hubieran apoyado y armado, Fidel Castro no habría sido más que un oscuro senador de la república clamando por una reforma agraria que nunca se hubiera producido.

“Si le abrí las puertas al Che para que se fuera a África no fue para que me ganara una guerra anticolonianista, sino para que se lo comieran los leones”, sorprendente confesión, de ser cierta.

En primer lugar, una cosa es la propaganda y otra la conspiración. No hay que olvidarse nunca de que el comunismo es conspiración. Comunismo igual a conspiración. Cuando Raúl le dice a Fidel: “oye, te voy a traer a un muchacho que conocimos, un argentino”. Fidel, con esa visión y esa cultura que tiene, le dijo: “Raúl, América latina está llena de trotskistas. El único país que no tiene trotskistas es Cuba, porque el partido comunista los liquidó a todos. No metas el trotskismo en la revolución cubana”. Y Fidel con su manera muy particular y extraña de actuar, aceptó al Che, lo acogió y se lo puso bien pegadito y bien cerca. Y después, toda la campaña del Che en la Sierra fue de conflictos. La salida del Che hacia África, a la que solo faltó poner miguitas de pan a la CIA para que conocieran su localización, fue como un ensayo para preparar un foco guerrillero entre la frontera de Paraguay, Argentina y Bolivia. Un sueño que le hicieron creer al Che. Y allí no hay que olvidarse de que el Che acaba entregándose.

Fue capturado

Se entregó, no lo capturaron, porque dijo: “no disparen, que yo soy ese que están buscando. Soy Ernesto Che Guevara”. El Che no podía entregarse.

¿Debería haber muerto?

Claro, cómo tú te vas a entregar. ¿Se imagina uno a Simón Bolívar con las manos en alto? Eso no pasa. Al Che no lo cogieron ni con un rasguño en el pie. “Yo soy ese que están ustedes buscando”. La CIA hizo lo imposible por salvar la vida del Che. Era muy importante tener a alguien hablando mal de Fidel Castro. Pero no lo consiguieron porque los bolivianos decidieron matarlo.

¿Quién fue entonces en su opinión el más puro de entre los principales protagonistas de la revolución cubana?

Buscar pureza en gente asediada por el hambre o en bandidos que eran buscavidas o en burgueses que se sumaron a la revolución es una tarea complicada, además de innecesaria. La pureza no existe, como decía el poeta Nicolás Guillén. El partido es una organización de luchadores, no de santos. Tenía un amigo, corresponsal en la Habana de Pravda, en realidad un oficial alto del KGB, que siempre me decía: yo soy del partido de cintura para arriba, de la cintura para abajo soy mío.

Pero Fidel parecía ver al Che como un peligro para la revolución porque era el único intelectual de todos los dirigentes.

El Che tiene una aureola mitificada, pero mató a todo, a las niñas y a las señoras, era un asesino despiadado. Está la imagen que se tiene de él, la de que todo revolucionario está guiado por no sé qué cosa de amor. Pero ser intelectual no significa ser puro. Como decía William Faulkner: cuánta ignominia, cuánta mierda de mis antepasados corre por la sangre de mis venas.