Los datos históricos y de evolución futura del Euribor (Euro Interbank Offered Rate) constituyen una fuente de información especialmente importante a la hora de adquirir una vivienda, ya que la mayoría de los contratos hipotecarios realizados en España se encuentran referenciados a un tipo de interés variable compuesto por el Euribor junto a un margen comercial que comúnmente se denomina diferencial.

Por cuestiones puramente formales recordaremos que, esencialmente, el Euribor es, y nadie mejor que la Wikipedia para desmenuzar ciertas naturalezas conceptuales, “el tipo de interés promedio al que las entidades financieras se ofrecen a prestar dinero en el mercado interbancario del euro”, es decir, un índice que fluctúa y adquiere distintos valores en el tiempo y sobre el que los bancos (prestamistas) aplican un diferencial a sus clientes (prestatarios, y en este caso, también, deudores hipotecarios).

De ahí que la evolución futura del Euribor pueda aproximarse, teniendo en cuenta siempre los errores de cálculo asociados a toda estimación, conforme a la evolución histórica registrada por el índice en el tiempo.

Por eso, si a la hora de formalizar una determinada hipoteca se opta por un tipo de interés variable, el valor del Euribor fijado en el momento de la constitución hipotecaria no será el mismo que el que quedará fijado como referencia, por ejemplo, cinco años más tarde, ya que, como norma general, y a título informativo, los contratos hipotecarios de las entidades financieras estipulan una revisión anual del Euribor, factor esencial que explica la variación sufrida por las cuotas mensuales a pagar.

Es decir, que en un préstamo hipotecario a 30 años, por poner otro ejemplo, rigen 30 tipos de interés distintos, de los que resultan 30 cuotas mensuales diferentes a pagar cada año. Este es el porqué de las típicas noticias económicas en las que cada mes que se actualiza el Euribor se hace un resumen del diferencial de cuota hipotecaria a pagar derivado de tal o cual subida o bajada del indicador.

Sin más preámbulo, la evolución histórica del Euribor mostrada en el gráfico inicial, representada por los datos del Euribor a 12 meses registrados desde agosto del año 1999 hasta julio de 2013-, muestra los valores mínimos y máximos del índice, establecidos en unos tipos de interés del 0,484% y del 5,393% en mayo de 2013 y julio de 2008, respectivamente.

Evolución Euribor Reciente

Esto significa que, suponiendo un diferencial del 2% a aplicar sobre el tipo referencial, la cuota hipotecaria de un préstamo de 150.000 euros a 30 años, calculada conforme al Euribor de julio de 2008, ascendería a 1.162 euros, es decir, casi 500 euros más, que la cuota resultante al emplear el Euribor más actual de la serie mostrada en el gráfico inicial (666 euros, con un Euribor del 0,525% más el 2%).

Tal vez en términos porcentuales se aprecie con más claridad la magnitud de la diferencia; la misma hipoteca del ejemplo anterior era un 74% más cara calculada conforme al Euribor de julio de 2008 que conforme al Euribor de julio de 2013.

A la vista de esta información no solo es importante comprender la naturaleza del concepto “tipo de interés variable”, sino que también resulta de interés disponer de un registro histórico con la evolución del Euribor actual. Esto evitará, seguro, más de una sorpresa, y también permitirá, por qué no, aproximar la evolución futura del indicador. Veamos.

Durante los últimos 14 años, es decir, en el conjunto de los 168 valores mensuales que marcó el Euribor a 12 meses de agosto de 1999 a julio de 2013, el índice medio del indicador se situó en un valor del 2,849%. Es decir, que en términos de probabilidad, y sin la irrupción futura de factores adicionales -siempre posibles, obviamente-el tipo de interés medio e hipotético del Euribor futuro sería significativamente superior al del último valor representado por el indicador en la serie inicial. En estos términos la cuota hipotecaria media siguiendo los mismos datos del ejemplo anterior ascendería a cerca de 900 euros.

Teniendo en cuenta solamente los valores de la serie representada desde enero de 2008, el valor medio del Euribor habría sido del 2,008% y si, por el contrario, los valores empleados para la estimación hubiesen estado comprendidos entre agosto de 1999 y enero de 2008, el dato medio habría estado establecido en el 3,418%, resultando unas cuotas de 800 y 950 euros en cada caso.

Y alguno pensará, ¿no sería más sencillo aplicar un tipo de interés fijo y mantener siempre la misma cuota inicial? ¿Es necesario tener que pensar en cuál será la evolución futura del Euribor o la de tal o cual indicador? Pero no hemos estado hablando aquí de lo necesario. Y en cualquier caso, siempre existirá un espacio disponible en este blog, para todo aquél que desee realizar cualquier tipo de comentario o apreciación.