Como se comentaba en anteriores artículos, durante los últimos años, los depósitos de la zona euro han sufrido una evolución muy distinta entre países.

Además la distribución de los mismos entre hogares, entidades de seguros y fondos de pensiones ha evolucionado de forma dispar. El siguiente artículo trata de contextualizar la economía española mediante una comparación entre lo acontecido en España y la Zona Euro.

Para comenzar, es conveniente observar el gráfico inicial, donde se aprecia como los depósitos de las entidades de seguros y fondos de pensiones experimentaron en nuestro país un enorme crecimiento desde el 2003 hasta los primeros meses de 2009, aproximándose en volumen a las cantidades depositadas por el conjunto de los hogares en España.

Esta situación contrasta con la situación de la Eurozona. Según puede observarse, en el siguiente gráfico, los depósitos de las familias y de las entidades de seguros y fondos de pensiones se han movido de una forma relativamente simétrica en la economía europea.

Depósitos Hogares Eurozona Seguros Pensiones

Desde el año 2003 hasta el 2008, los tipos de interés de los depósitos en España experimentaron un notable ascenso. Esta situación puede apreciarse en el siguiente gráfico (Gráfico 3).

En octubre de 2003 los intereses de los depósitos con vencimiento a 1 año en España se situaban en torno al 1,8 % llegando al 5 % un lustro después (octubre de 2008).

Evolución Tipos de Interés Depósitos EspañaEste incremento de tipos para las cantidades depositadas en las entidades bancarias, llevó a un aumento de los depósitos de las entidades aseguradoras y fondos de pensiones en nuestro país, hasta alcanzar valores muy próximos a los depósitos pertenecientes a los hogares.

Posteriormente entre 2008 y 2012, los depósitos de aseguradoras y fondos de pensiones se mantuvieron relativamente estables para iniciar a partir de ese momento un descenso precipitado. Este descenso estuvo muy asociado al escenario de bajadas constantes de tipos de interés.

El año 2012 fue especialmente convulso para el sistema financiero español. En mayo se produjo la crisis de Bankia y en junio tuvo lugar el “rescate financiero”. Estos acontecimientos, acentuaron la desconfianza hacia la ya muy cuestionada banca y pudieron motivar el descenso de las cantidades mantenidas en depósitos por las entidades aseguradoras y fondos de pensiones.

Además, en el verano de 2012, la rentabilidad exigida a los bonos españoles se dispara hasta máximos históricos. En julio, llega a alcanzar el 7% con una prima de riesgo respecto al bono alemán a 10 años de 650 puntos básicos.

La incertidumbre que rodeaba a la banca, combinada con los altos tipos de la deuda pública pudo propiciar que las entidades aseguradoras y fondos de pensiones efectuasen un trasvase de fondos desde los depósitos bancarios hacia la deuda pública.

Andrés Lago – Economista en Bancomparador.com