El PIB de la economía de España se cuantificó en 1,081 billones de euros en el año 2015; se prevén 1,118 billones para 2016. Cifras corrientes.

El PIB por hora trabajada ascendió a 35,6 euros en 2015, tras siete años consecutivos de crecimiento desde 2008.

La inversión total en porcentaje del PIB representa el 20,7%, nueve puntos menos que en 2008.

Su tasa de desempleo asciende al 22,1% de la población activa; la proyección del FMI para la economía española es que en 2021 supere todavía el 15%.

Casi 18 millones de personas están empleadas en el conjunto de sus sectores económicos, tanto a jornada completa como parcial.

El Salario Mínimo Interprofesional está establecido en 655,20 euros mensuales en 14 pagas al año. Año 2016

Desde el año 2008 su población se cifra en 46 millones de personas; idéntica previsión para el periodo 2016-2021.

El crecimiento de las exportaciones de España aumenta a un ritmo de entre el 4,5% y el 6,5% anual desde 2013.

Las importaciones han crecido a una velocidad de entre el 6,5% y el 7,5% en los años 2014 y 2015.

Aún así, la balanza por cuenta corriente de su economía es positiva desde 2013 y supera los 16.500 millones de dólares (año 2015). 23.700 millones previstos para 2016.

Su gasto público es superior a sus ingresos, traduciéndose la diferencia en un déficit público de 49.000 millones de euros. Año 2015

Sin incluir intereses de deuda, su déficit presupuestario se reduce a 19.500 millones de euros.

Lo cual quiere decir que la factura por intereses de deuda asumida por la economía de España asciende a 30.000 millones de euros en números redondos.

Y por lo que respecta al importe principal de la deuda, su cifra se sitúa en 1,07 billones de euros, lo que en proporción al tamaño de su economía representa el 99% del PIB.

El crédito en circulación prestado por las entidades financieras suma 1,31 billones de euros, en claro descenso desde el año 2009 (techo de 1,84 billones). Febrero de 2016

La evolución del deflactor de la economía de España -uno de los indicadores más precisos sobre la evolución de los precios- ha anotado cuatro registros negativos entre 2010 y 2015.