No sé si es para estar sorprendido o no, pero que el partido ecologista de Austria haya ganado al ultraderechista es una señal importante. Mientras, al otro lado del continente en el país de la fast food, Michelle Obama alardea de consumo de productos ecológicos y nuestros vecinos galos van más allá e imponen que los comedores escolares se abastezcan de producción orgánica. Sin lugar a dudas, estas no son ondas aisladas de unos cuantos modernos de la dieta macrobiótica; hablamos de una ola imparable y de que lo ecológico está superando el término de lo que es “guay”, para convertirse en un sector clave de la economía de Europa y si no, a los datos nos remitimos.

Varios estudios muestran un aumento muy destacado en la producción y consumo de productos ecológicos en Europa, ya que desde 1980 el espacio total de cultivo de orgánico en el continente ha alcanzado los 10,3 millones de hectáreas, y el mercado de estos productos se ha duplicado, pasando de los 11.100 millones de euros en 2005 a los 26.000 millones en 2014; esto significa que Europa es el segundo mercado del mundo de productos ecológicos, después de EE.UU (27.000 millones). Son datos del IFOAM EU, organización europea de la producción y alimentación orgánica que, en su último informe de ‘Organic in Europe; Prospects and developments 2016’, recoge datos estadísticos sobre el consumo y la producción de alimentos orgánicos.

Informes recientes de Estados Unidos y Europa occidental indican, también, que los consumidores de lo orgánico han aumentado considerablemente, sobre todo, en tres tipos de clientela: mujeres, amantes de la buena cocina y jóvenes. Las ventas en algunos países se han disparado, como en Suecia, con una subida del 45% en 2014 o en Francia con un 10%.

Si se profundiza más, se puede observar que dentro de la Unión Europea, el país con más productores de estos alimentos es Italia (49.000), aunque si nos referimos a Europa en su totalidad gana Turquía (71.000). En cuanto al número de hectáreas de terreno orgánico, España destaca con el primer puesto en toda Europa y a sus 1,7 millones de hectáreas ecológicas, les siguen las de Italia (1,4), Francia (1,1) y Alemania (1). Estos cuatro países lideran el ranking de países con más hectáreas “eco” del panorama mundial.

Hectáreas Producción Ecológica Europa. Países

No nos sorprende que los países que más consumen estos productos sean, por orden de importancia descendente, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Suiza, Suecia, Austria y España. Sin embargo, si analizamos estos datos proporcionalmente al tamaño del país y su población, Dinamarca, Suiza, Austria, Suecia, Alemania y Luxemburgo se llevan los primeros puestos.

Pero si usted está pensando en abrir un negocio de estas características, ya sea de producción, procesado o venta, estos datos le serán de utilidad; el consumo europeo por persona alcanza una media de 47,4 € en comida orgánica al año. Los suizos, aquí destacan porque gastan 221 €, mientras que las cifras estadounidenses de consumo alcanzan los 85 €. Son medias pero lo importante es que van en aumento. Los alimentos ecológicos más producidos son: plantas de cultivo verdes, seguidas por los cereales, olivas, legumbres y uva, mientras que los que más se consumen son: huevos, productos lácteos y frutas y verduras.

Alemania es el país que más importa de todo el continente e Italia el que más alimentos de este tipo procesa. En cuanto a la distribución, Alemania también lidera el top de los países con el mayor mercado orgánico de Europa y es la segunda potencia a nivel mundial con 7.910 millones de euros, después de EE.UU. Le sigue Francia (4.830 millones de €), Reino Unido (2.307) e Italia (2.145).

Ventas Facturación Producción Ecológica Europa. Países

Eso sí, los datos demuestran que todavía existe un gran desconocimiento en cuanto a lo que es realmente ecológico y lo que no -junto a los sellos de calidad-, pero lo que está claro es que la moda de lo eco comienza a asentarse y a ser rutina en la bolsa de la compra de los europeos.