Las ventas minoristas de la economía europea volvieron a caer un 1,3% en julio de este año, prolongando, así, la contractiva evolución que el comercio al por menor de la Zona euro viene experimentando a lo largo de todo el año 2013 en términos interanuales.

En el conjunto de de la Unión Europea, el índice de ventas minoristas se redujo de una manera más moderada, un -0,3%.

Por países o estados miembros de la Eurozona, los mayores incrementos de este indicador -que mide la evolución de la cantidad total de bienes y productos vendidos- se produjeron en Luxemburgo (17,7%), Malta (6%) y Bélgica (4,5%).

En el lado contrario, Eslovenia, España y Portugal registraron las mayores caídas de la Zona euro, con un -6,4%, -5,5% y -2,2%, respectivamente. En la nota de prensa emitida por Eurostat, no se publicaron, sin embargo, los datos de comercio al por menor de Chipre, Grecia, Holanda e Italia, cuyos valores en el mes anterior marcaron niveles del -11,5%, -7,7%, -3,4% y -0,4%, respectivamente.

En el contexto de la totalidad de los países de la UE, Lituania, Letonia, Bulgaria y Reino Unido destacaron por alcanzar unos incrementos en sus ventas minoristas del 5,9%, 5,5%, 4,3% y 3,4%, respectivamente, mientras que Serbia y Dinamarca fueron los miembros de la Unión ubicados en el polo opuesto con sendos retrocesos interanuales  del -5,2% y -1,6%, respectivamente.

Por partidas, las ventas minoristas de alimentos, bebidas y tabaco experimentaron en julio una contracción interanual del 0,6%, anotando así una variación menor que la de los productos no alimenticios, cuyo retroceso se cifró en un 1,6%.