El lenguaje es una herramienta de comunicación fascinante. Hay quien va más allá y argumenta que existe una relación directa entre la capacidad de supervivencia y la de comunicar. Estamos hablando de economía, no lo olvidemos.

La pregunta que quiero formular es: ¿cuál es el significado de la palabra “adecuada”? Lo pregunto, fundamentalmente, porque el artículo 50 de la Constitución española dice: Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Por eso: ¿Qué entendemos por tercera edad? ¿Qué entendemos por periódicamente actualizadas? ¿Qué entendemos por suficiencia económica?

Espero estar explicándome con total claridad. No sé. Pensemos en la expresión “tercera edad”. No es lo mismo que «60 años de edad», ¿verdad? Pues siempre hay debate. Podríamos realizar un estudio acerca de lo que cada persona entiende por “adecuadas”. 600 euros. No, por lo menos, 1.000. Qué va, a partir de 1.200. ¿1.200? No, por lo menos, 2.500.

¿Por qué sobreviven algunas palabras? ¿Es la capacidad de supervivencia una consecuencia de la imprecisión -deliberada- en la comunicación? ¿Cuánto más impreciso, poliédrico y ambiguo mejor, como en el mercado publicitario? ¿En la cúspide, cualquier tipo de cúspide, misterio, imprecisión, en la base, concisión? Lucha de clases y Dios.